El cambio ya está aquí y le damos la bienvenida junto a los nuevos soportes a los que poder firmar y que a la vez tengan el mismo valor legal.

El papel, este medio de divulgación de la escritura humana ha estado presente en nuestras vidas generación tras generación, documentando y recogiendo información histórica de nuestra existencia humana.

En el caso del origen de los soportes o medios de escritura, tuvieron lugar en Mesopotamia hacia 3200 a.C. con los llamados caracteres cuneiformes que se escribieron sobre tablillas de barro y cera. Luego se pasó a escribir sobre el papiro, dando lugar posteriormente al pergamino y finalmente sobre varios tipos diferentes de papel. Siempre me gusta comentar como introducción al tema alguna analogía del pasado, comparando con la evolución de los medios de los que disponemos ahora.

Como se puede pensar sobre toda esa analogía histórica de los soportes en la escritura, podemos pensar también en toda la gran evolución que también han tenido a cabo las firmas. Las firmas, han evolucionado, pasando desde firmas con manchas de sangre y posteriormente aplicando sellos o tampones de cera. Al cabo de la evolución social, las firmas han pasado a ser una representación estilográfica única de cada persona, que una vez se ha aplicado en un documento, convierte a ese documento en único y personal, ya que con nuestra firma rúbrica, aprobamos nuestra autorización en aplicar a lo que contiene lo escrito en el documento. Esas firmas que realizamos anteriormente tenían carácter legal, pero y ¿si lo plasmamos en nuestro entorno de uso digital? ¿Son esas mismas firmas, legales y están certificadas?

¿Porque hago tanto hincapié en todo eso? Pues la verdad, es que estamos a punto de vivir un cambio. El papel, ha sido desde los inicios de la historia documentada, nuestro medio para poder transmitir nuestro texto y por consiguiente las firmas, para dar nuestro consentimiento autoritario. El papel, como todos ya sabemos, tenderá a desaparecer dando lugar a nuevos soportes de divulgación documental, que nos pueda brindar la tecnología. Esa tecnología, gracias a los sistemas de Soluciones Documentales, hace cambiar la perspectiva física del medio del papel. Ese cambio a la vez conlleva el modo de poder firmar. Pasamos a la era digital en el entorno de las soluciones documentales, brindando más movilidad y a la vez contribuyendo a no consumir recursos naturales. El cambio ya está aquí y le damos la bienvenida junto a los nuevos soportes a los que poder firmar y que a la vez tengan el mismo valor legal.

Muchos usuarios que no están dedicados en el mundo tecnológico a las soluciones administrativas, pueden confundir los conceptos a los que se refiere, al hablar de la firma digital o firma biométrica. ¡Vamos aclararlo! La gran mayoría de las veces, se tiende a confundir los términos y se hablan de esos soportes como únicamente a la firma electrónica. No es lo mismo hablar de usar el método de firma digital o usar el método de la firma biométrica. Son soportes de firma y métodos diferentes, que cabe desglosar y tener en cuenta antes de referirse a uno o en otro.

> Primero de todo cabe matizar que al decir la palabra Firma Electrónica, es un concepto amplio y por tanto decimos que es una expresión genérica, que engloba a todo aquello relacionado con la tecnología de las soluciones documentales. Podríamos decir que al hablar de firma electrónica no decimos que es un método o soporte (manera de firmar), sino el concepto genérico de todo a lo que se refiere desde el punto de vista tecnológico. Cabe también matizar, que existen modificaciones (versiones) de esta categoría, que lleva el nombre de Firma Electrónica Avanzada, que utiliza métodos más sofisticados.

> Cuando hablamos de Firma Digitalizada, tampoco tiene el mismo significado que al denominar firma Digital. Son tipos diferentes. El primero de todo, es que en una firma, buscamos que sea certificada legalmente por una entidad emisora y pueda ser utilizada para dar veracidad a nuestro documento. La firma digitalizada, es aquella firma que no tiene certificación y es una firma manuscrita que ha sido escaneada previamente por un escáner, o sea se es un escaneo de la representación gráfica de la firma manuscrita y que posteriormente, esa firma ha sido “pegada” en el documento. Este método, se utiliza en muchas ocasiones en términos a expertos de marketing, cuando tienen que enviar documentación masivamente con la firma escaneada del responsable de departamento o dirección. Pero como bien vuelvo a recordar y a mencionar, este tipo de firma no nos garantizada una veracidad o certificación legal a nuestro documento, simplemente figura la imagen de la firma al pie del documento. Esta nomenclatura es la que lleva lugar a confusión al significado de Firma Digitalizada y la Firma Digital.

> La Firma Digital es una de la soluciones en términos de soporte de firma, que contiene certificación legal de firma de documentos, destinados a tratar en las administraciones públicas estatales y también ante la Agencia Tributaria (AET). Utiliza un sistema de criptografía de clave pública PKI (Public Key Infrastructure) que ha de ser emitida por una entidad emisora de certificados digitales. La entidad emisora que nos pueda certificar la validez/veracidad de la firma es la que ofrecen la FNMT (Fábrica Nacional de Moneda y Timbre), otras entidades pueden ser CAMERFIRMA, ANCERT, DNI Electrónico, etc. También la firma Digital puede ser utilizada para el uso interno de nuestra empresa, para otorgar veracidad a toda nuestra documentación interna empresarial (Albaranes, Facturas, etc) incluso podemos habilitar la funcionalidad para usarla junto a nuestro correo electrónico para garantizar a todos nuestros destinatarios, que nuestro envio de mailing proviene de un origen seguro.

> La Firma Biométrica, se trata de un método y soporte de firma que la podemos añadir en la categoría de firma electrónica avanzada y que también tiene certificación legal a la hora de firmar documentos digitales. Tal y como su nombre indica, requiere presencialmente que una persona realice el trazo de la firma manuscrita sobre un dispositivo de captura de trazo. Existen dispositivos especializados a capturar el trazo, capturando valores métricos de la firma, que pueden ser la forma gráfica de la rúbrica, que contempla en varios puntos la trayectoria. También puede capturar la métrica de la presión que ejercemos sobre la superficie del dispositivo. Los dispositivos que mejor pueden capturar estos datos son por ejemplo las tabletas de firma electrónica avanzada, como por ejemplo la marca WACOM, que tienen una mayor sensibilidad de captura de valores biométricos. También pueden utilizarse dispositivos con pantalla táctil de tipo capacitiva para captar los rasgos de la firma.

Los puntos fuertes a considerar de este tipo de método o soporte firma, es que a la vez de recoger valores del rasgo de firma comentados anteriormente, utiliza un procedimiento en que se basa en que podemos realizar más de una sola firma al mismo documento, manteniendo la validez de todas y cada una de ellas. También es importante reseñar, que el documento digital mantiene su integridad (no hay ninguna modificación del mismo) y autenticidad, ya que los datos no se trasladan a ningún servidor externo. Tanto el propio documento en si y la persona que firma, están vinculados con la misma firma. No pueden ser manipuladas (estan cerrados), no se permiten usarlas en otros documentos.

En España, como el resto de países de la comunidad Europea, se garantiza la autenticidad y la legalidad de los documentos electrónicos, gracias a los datos capturados a través de los soportes de firma digital y firma biométrica, ya que se tiene el valor de la integridad y autenticidad al documento al no poder ser repudiado por el firmante. Tiene una validez jurídica total, ya que según la ley 59/2003, del dia 19 de Diciembre publicada en el BOE, se aprueba que la firma biométrica proporciona valor probatoria ante un tribunal, gracias a toda esa recolección de datos biométricos.

Con toda esta redacción, plasmada en este artículo, he querido informar de los tipos de medios o soportes de firmas digitales que existen actualmente en nuestro mundo tecnológico en pleno cambio y evolución. Tal como he mencionado anteriormente en este artículo, estamos sufriendo un pleno cambio de pasar del papel a un traspaso de documento digital. Nuestra marca personal (firma) también tiene que evolucionar.